.

JRMora humor gráfico diario

10/1/07

DÑA.MANUELA...BASAURI STAR

El nombre de este cuadernillo o taco, ha sido identificado como un cálido y afectuoso homenaje a mi tía-abuela Doña Manuela Eguiguren Madariaga, comadrona de profesión, y una institución en Basauri, ya que ayudó a muchos Basauritarras a venir al mundo por lo que era muy muy querida….
Se la conocía vulgarmente como “La Partera”.
Manuela nació en Echévarri (Bizkaia) en 1901, aunque su vida transcurre en Basauri. Empieza a tomar contacto con la profesión de partera a través de su madre Juana Madariaga, mujer de gran iniciativa que adquirió sus conocimientos de forma autodidacta y que estuvo asistiendo partos hasta los 85 años. De aquí nace la inquietud de Manuela, que decide prepararse por libre para examinarse en Valladolid, donde consigue el título Oficial de Matrona el 20 de noviembre de 1925, a los 24 años de edad. En mayo del siguiente año se hace practicante. La elección de este trabajo ha estado, sin duda, determinada por la vocación y no podía ser de otra forma teniendo en cuenta las malas condiciones laborales y económicas que conlleva. Ser matrona en su época suponía estar disponible las 24 horas del día, cubriendo las necesidades de muchos pueblos de la zona (Galdácano, Zarátamo, Echévarri, Arrigorriaga, Basauri, Bilbao) teniendo en cuenta que para desplazarse en estos tiempos en que no existían transportes regulares (a excepción del tranvía de Arratia que iba a Galdácano) debía hacerla en muchas ocasiones a pie o aprovechando la disponibilidad de otros vehículos (camiones de empresas, carros de caballos.. .) que casualmente tuvieran su mismo destino.
A menudo Manuela debía volver sola, de madrugada, con malas condiciones metereológicas, caminando por las traviesas del tren durante varios kilómetros. En una de estas ocasiones, y tras atender un parto en San Miguel de Basauri a las seis de la madrugada, llegó caminando a su casa en Basauri donde dio a luz a su hija a las nueve de la mañana. Con frecuencia asistía a más de cuarenta partos al mes. Pero el reconocimiento, y en consecuencia la remuneración económica, de las matronas y médicos titulados, eran bien distintos. Manuela tenía un salario de 200 pesetas anuales (1926) por ser Matrona Titular del Ayuntamiento de Basauri, en su contrato se incluía la obligación de asistir gratuitamente a todas las parturientas pobres del municipio en tanto que el sueldo del Médico Titular del Ayuntamiento era de 3.500 pesetas anuales. En el año 1935, 14 de junio, el Reglamento para la Aplicación de la Ley de Coordinación Sanitaria determina, en el artículo 5°, que el sueldo asignado a las Matronas Titulares ha de ser el 30% como mínimo del que tenga señalado el Médico Titular de la localidad. Pero en este caso no se cumplía. En los años posteriores, cuando trabajaba en la Seguridad Social, y a pesar de lo cual carecía de Seguro de Enfermedad, por valorar el parto, asistirlo y visitar a la mujer durante ocho días, su retribución era de 90 pesetas, mientras el médico titular cobraba 120 pesetas por firmar el acta de nacimiento. Asistía los partos en el domicilio, en la mayoría de los casos en condiciones de pobreza extrema, con varios miembros de la familia enfermos de tuberculosis o tifus, situaciones en las que las mujeres carecían de alimento y en las que Manuela además de atender el parto les llevaba comida. En cierta ocasión se encontró con una mujer que lo único que tenía para comer era un tazón de aceitunas. Es importante destacar cómo se preocupaban las matronas de la higiene en el momento del parto. Se lavaban las manos con soluciones antisépticas y cubrían la cama con papeles y sábanas limpias. La responsabilidad que tenían era muy grande, sobre todo cuando se presentaban partos complicados, a los que se tenían que enfrentar solas hasta que llegase el médico, en ocasiones tarde. Reflejo de esto es la asistencia a un parto de siameses en Basauri, que atendió ella sola y que con posterioridad fueron trasladados al Hospital de Cruces, donde curiosamente consta que nacieron allí. Los partos eran asistidos con la mujer tumbada en la cama y sin anestesia. El uso de material quirúrgico lo tenía limitado a pinzas, bisturí e instrumental necesario para dar puntos, quedando reservado el uso de fórceps, ventosas, etc. a los médicos. La práctica de la episiotomía (incisión quirúrgica del perineo y de la vagina con fines obstétricos, efectuada habitualmente durante el parto para evitar desgarros), realizada en la actualidad de forma sistemática, en la época de Manuela era utilizada en muy pocos casos. Estaba muy bien considerada a nivel popular y entre el resto de los profesionales de la medicina que con ella se relacionaron. Vivía gracias a las propinas más que a su sueldo. Tenía muy buena relación con las mujeres parturientas debido al estrecho contacto que se establecía entre ellas, contacto facilitado porque la asistencia postparto se prolongaba durante ocho días. Tal era así que a mujeres marginales, sin personas que quisieran apadrinar a sus bebés, les ofrecía sus propios hijos como padrinos. Durante estos años empiezan a aparecer las primeras mujeres médicas, que tenían que luchar con fuerza para ser reconocidas entre sus compañeros, siendo incluso peor consideradas por los médicos de su generación que por los de generaciones anteriores. En 1975 recibió un homenaje del Ayuntamiento y actualmente tiene una calle en el municipio.
Gracias Manuela

Copyright Basauri
Actualización octubre 2008




El día 15/10/2008, día de las mujeres en Basauri, se ubicará en la pequeña plaza, entre la calle Lehendakari Agirre y Antonio Fernández en el barrio de Benta, un busto de Doña Manuela Eguiguren Madariaga, que recordará a los basauritarras quien era la partera de Basauri.
Al acto, asistirán, la directora de Emakunde, Izaskun Mollua; y la alcaldesa de Basauri, Loly de Juan. El busto, obra del escultor Jesús Lisazo, ocupará un lugar distinguido, casi en el mismo sitio donde nació y vivió Doña Manuela.

PD./ Un cordial agradecimiento al fotógrafo profesional de Basauri, Alex Cerdeño, que amablemente atendió desde la distancia mi petición-ruego; de remitirme por correo electrónico fotografías del busto inaugurado de La Doña.

4 comentarios:

Clave de Sol dijo...

Impresionante y hermosa historia que verdaderamente merece un monumento como es este blog. Felicidades.

Marc.M dijo...

Es increible, moltes felicitats per la teva feina i per la teva aportació al nostre poble, aquest blog es una gran creació i l'hem de fer perdurar molts d'anys.

Marc. M

Itziar Basoa dijo...

Soy una biznieta de Manuela Eguiguren. Me ha encantado descubrir este blog. Realmente es su vida. Me gustaría saber quién eres para poder ponernos en contacto y aportar más información.

Anónimo dijo...

Ahí va eso Itziar; sra.manolita@gmail.com

Saludos